Montar una tienda online y vender, parece sencillo, pero no lo es. No basta con estar, hay que saber cómo y para quién y eso pasa por contar con una estrategia clara, precisa y real. Porque sin ella, el sueño de las ganancias puede convertirse fácilmente en la pesadilla de las grandes pérdidas. Sobre todo cuando nos referimos a ecommerce B2B (Business to business).

via GIPHY

Empecemos por el principio, ¿qué es un consult@r?

Atendamos a la definición de la RAE.

Consultor/a: Persona experta en una materia sobre la que asesora profesionalmente.

Ahí están las dos claves, su alta especialización y la capacidad de ofrecer sus conocimientos a quien lo necesite. Y nosotros añadimos, capaz de identificar problemas y dificultades y aportar soluciones, innovando y adaptándose constantemente a las necesidades de los negocios entre empresas.

¿Cuándo necesita tu negocio una consultora ecommerce?

En el proceso de creación y lanzamiento de la tienda online. 

Una vez puesto en marcha, a veces el negocio falla y no sabes por qué.

En la mejora de los resultados y el aumento de ventas.

En resumen, siempre, para que tu ecommerce sea, por supuesto, viable y aporte beneficios.

¿Cuáles son los principales problemas que detectan las consultorías?

Falta de visibilidad, escasa optimización, servicios y productos inadaptados a su público, falta de demanda, ausencia de diferenciación y especialización…

Seamos más concretos, ¿qué puede hacer la consultora por tu ecommerce? 

Con una propuesta de valor sólida, sostenible y diferencial:

  • Generar ventaja competitiva frente a los rivales.
  • Defenderse de los competidores.
  • Atraer al cliente ideal para ti.
  • Fijar una política de precios rentable a la vez que competitiva.
  • Mantener los niveles de rentabilidad establecidos.
  • Gestionar el crecimiento del proyecto.
  • Crecer sin recurrir a los marketplaces.
  • Negociar los costes de adquisición de clientes online.
  • Detectar mercados y oportunidades de expansión.

¿Cómo trabaja la consultora? 

  1. Recaba información para realizar una auditoría.
  2. Analiza el negocio, cada una de sus áreas y su entorno.
  3. Conoce al público objetivo para poder ofrecerle aquello que está buscando.
  4. Trabaja las 4 áreas relacionadas con los 4 estadios del consumidor frente al proceso de venta. Descubrimiento, consideración, conversión y fidelización.
  5. Investiga a la competencia.
  6. Toma decisiones desde la neutralidad e imparcialidad.
  7. También opina, aporta ideas, nuevos enfoques…
  8. Identifica oportunidades.
  9. Señala a personas clave dentro de la empresa y a proveedores sólidos. 
  10. Propone alternativas, estrategias y soluciones. 
  11. Guía y acompaña en el proceso de aplicación y puesta en marcha de los planes de acción.
¿Cómo lo hace? ¿Con qué herramientas? ¿A través de qué acciones? 

Aquí algunos ejemplos.

  • Usabilidad y análisis de la arquitectura de la información.
  • Análisis del catálogo de productos.
  • Monitorización de métricas e implementación del control de objetivos de venta.
  • Análisis del tráfico y el perfil de los usuarios del website.
  • Análisis SEO para el posicionamiento en buscadores.
  • Optimización de la conversión CRO.
  • Optimización del proceso de compra (formas de pago, medios de envío…).
  • Definición de los protocolos de servicio y atención al cliente.
  • Revisión del marco jurídico y fiscal de la actividad online y el producto.
  • Análisis de precios y competidores del sector.
  • Propuestas de marketing online y offline.

 

En resumen.

Una consultora eCommerce es imprescindible para sacar el máximo partido a tu página web. 

Analizar, anticipar y reaccionar.  No se trata de decir cómo hay que hacer las cosas, sino de acompañar en su implementación. Pon una consultoría ecommerce al servicio de tu tienda online y: 

Relanza tu negocio, incrementa tus ventas y aumenta tu visibilidad. 

Porque el tradicional prueba error y la acumulación de fracasos para adquirir experiencia pueden provocar que sea demasiado tarde…  

Si nos necesitas. ¡Aquí estamos!