Las innovaciones tecnológicas, la entrada de los gigantes del sector en el sistema financiero y las nuevas normativas de pago, que ya se están aplicando, harán que los pagos digitales aumenten hasta un 14% de aquí a 2022, hasta realizarse más de un billón de operaciones en todo el mundo.  Asia, Centroeuropa, Oriente Medio y África son los mercados con un mayor número de transacciones de pago digitales. Precisamente estos mercados emergentes pronto «dictarán y darán forma al panorama global de pagos en términos de innovación, manejo de capacidad de transacción y tendencias de la industria».

Hasta ahora han sido las tarjetas de débito el instrumento de pago electrónico que más rápido ha crecido, (17%), por delante de las tarjetas de crédito (11%) y las transferencias (10%).

Precisamente, en pleno debate sobre la aplicación de nuevos métodos de pago, muchos bancos siguen siendo reacios a adoptar la banca abierta (open baking) a través del intercambio de datos, colaboraciones en ecosistemas digitales y plataformas abiertas… muchas entidades tradicionales están optando por la prudencia ante el cambio.

Son algunas de las conclusiones del «Informe Anual de Pagos» (Capgemini). https://www.capgemini.com/es-es/wp-content/uploads/sites/16/2019/09/World-Payments-Report-WPR-2019.p

Menos de la mitad (48%) de los directivos encuestados en el informe señaló que tiene planeado utilizar API (Application Program Interfaces)  más allá de los necesario para el cumplimiento normativo.

Más  que un desafío, señalan los especialistas, open banking es un requisito essencial para mejorar la experiencia del cliente y su fidelización a largo plazo.